lunes, 28 de diciembre de 2015

8 cosas fascinantes que conocimos sobre la Mente en 2015



El borrado de memoria es sólo el comienzo.


 Publicado en The Huffington Post el 26/12/2015

Por Carolyn Gregoire

Traducido por Ana Toral



IMÁGENES LAURENCE DUTTON VIA GETTY



A medida que la nave espacial New Horizons hizo su histórico vuelo a Plutón y algunos científicos exploraban los confines de nuestro sistema solar, otros científicos estaban haciendo algunos avances increíbles en la exploración de los mecanismos internos de la mente.

Los estudios publicados este año arrojan luz sobre los misterios del cerebro y el comportamiento humano, y han comenzado a preparar el camino para nuevos tratamientos para los problemas neurológicos y de salud mental que van desde la adicción al autismo o a la enfermedad de Alzheimer.

Aquí hay ocho cosas fascinantes que hemos aprendido acerca de la mente humana en 2015.


1. Los smartphones son tremendamente molestos.


Los estadounidenses dedican más tiempo que nunca a mirar las pantallas, y sólo estamos empezando a aprender cómo esto está afectando a nuestro cerebro.

Sólo el escuchar la vibración del smartphone es suficiente distracción para afectar significativamente el enfoque y la productividad, de acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal de Florida, publicado en agosto.

Otro estudio reciente encontró que los grandes usuarios de smartphones ​​son más propensos a experimentar "fracasos cognitivos" derivados de falta de memoria, falta de atención y la falta de conciencia del entorno, incluyendo cosas como las citas a las que faltan, el tropezar con la gente y el olvidar las cosas.

"Internet es genial, los teléfonos móviles son estupendos, pero hay un punto en el que necesitamos sentarnos, cerrar la sesión y realmente empezar a pensar en cómo la tecnología está impactando en nuestra capacidad para centrarnos," dijo el Dr. Lee Hadlington, un psicólogo de la Universidad De Montfort de Inglaterra y autor principal de este último estudio. "Siempre estamos ansiosos por obtener la nueva pieza de tecnología - pero no pensamos en sus consecuencias subyacentes a nuestras capacidades cognitivas."


2. Lo Psicodélico puede ser la próxima gran novedad en la atención de salud mental.


Hemos sido testigos de un renacimiento en la investigación psicodélica este año. Una revisión de los estudios sobre las aplicaciones terapéuticas de las drogas psicodélicas, publicado en septiembre en el Canadian Medical Association Journal, mostró que la psicoterapia asistida por sustancias como el LSD, la psilocibina (hongos alucinógenos) y MDMA (el ingrediente activo en éxtasis) es una promesa para el tratamiento de problemas de salud mental como el trastorno de estrés postraumático, la adicción, la ansiedad en la senectud y la depresión.

"Los estudios muestran grandes efectos," , dijo a HuffPost el Dr. Matthew Johnson, un farmacólogo de comportamiento en la Universidad Johns Hopkins y uno de los autores del estudio. "Lo emocionante no es sólo que estos medicamentos funcionan para algo para lo que ya tenemos tratamiento, sino que  tienen un gran  efecto sobre  trastornos para los que tenemos tratamientos muy pobres."


3. La contaminación es peor para el cerebro de lo que pensábamos.


Apenas unos meses antes de que el mundo mirara con horror el desastre de la contaminación de Beijing," se encontró que la exposición a la contaminación del aire puede acelerar el envejecimiento del cerebro, y puede contribuir de manera significativa a las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, según muestran las investigaciones.

El estudio demostró que pequeños aumentos de la exposición a la contaminación se asociaron con una disminución de la materia blanca del cerebro - en otras palabras, la exposición a toxinas ambientales provoca la "reducción" del cerebro.

"La evidencia hasta ahora sugiere que la contaminación podría ser la posible causa más generalizada de enfermedades neurológicas que los científicos todavía no  han descubierto", según escribió el periodista científico Aaron Rubén en Mother Jones en mayo.


4. El cerebro y el sistema inmunológico en realidad están vinculados.


Este año, neurocientíficos de la Universidad de Virginia descubrieron una conexión directa hasta ahora desconocida entre el cerebro y el sistema inmune - una red de vasos linfáticos que anteriormente sólo se habían encontrado que existieran por debajo de la base del cráneo, pero que se observaron por primera vez en el cerebro.

"Cuando descubrimos los vasos linfáticos, estábamos muy, muy sorprendidos, porque según los libros de texto - no existían estos vasos linfáticos", dijo a HuffPost en junio el autor principal del estudio, el Dr. Jonathan Kipnis.

El hallazgo podría tener implicaciones significativas para el tratamiento de trastornos cerebrales que involucran la inflamación, tales como la enfermedad de Alzheimer, la esclerosis múltiple y el autismo.


5. El Borrado de recuerdos podrían ser el futuro del tratamiento de la adicción.


Que los científicos “hackeen” el cerebro para borrar o trasplantar  recuerdos ya no es sólo cosa de ciencia ficción. El borrado de la memoria puede ser pronto una realidad, y nos podría ayudar a tratar mejor  la drogadicción mediante el borrado de los recuerdos  relacionados con la droga.

La investigación de Landmark del Instituto de Investigación Scripps que fue publicado en la revista Molecular Psychiatry identificó un nuevo fármaco que tiene el potencial de borrar selectivamente recuerdos de memorias peligrosas asociadas a la adicción en las personas adictas a la metanfetamina.

"Cuando la persona estuviera siendo tratada, se utilizaría este tratamiento una vez y se eliminarían  los recuerdos asociados a las drogas que podrían ser factores desencadenantes para ellos," dijo el Dr. Courtney Miller, uno de los autores del estudio, en agosto. "Más tarde, cuando estén de vuelta en el mundo real, los recuerdos no servirían  como desencadenantes porque habrían desaparecido."


6. La naturaleza mejora la mente.


Ya sabíamos que pasar el tiempo al aire libre viene con importantes beneficios para la salud física y mental, pero este año, los investigadores encontraron que los beneficios psicológicos de la naturaleza se extienden más allá de lo que nos dábamos cuenta.

La investigación de la Universidad de Stanford que fue publicada en julio encontró que los paseos al aire libre reducen el tipo de pensamientos negativos obsesivos que caracterizan a la depresión.

Otro estudio publicado el mes pasado encontró que pasar tiempo en la naturaleza podría también tener aplicaciones terapéuticas para la adicción, y relacionaba la exposición a la naturaleza con una reducida impulsividad y un mayor autocontrol.


"Un componente del tratamiento basado en la naturaleza puede ser un valioso complemento a las terapias estándar para las personas que luchan con el abuso de sustancias", dijo a HuffPost, el Dr. Meredith Berry, un psicólogo de la Universidad de Montana y autor principal del estudio.


7. Para potenciar su estado de ánimo, aumente sus bacterias.


La conexión cerebro-intestino ha sido otro tema importante en la neurociencia y la investigación de la psicología en el último par de años. Este año, la investigación encontró que mejorar el  equilibrio de bacterias saludables en el intestino puede ayudar a reducir la ansiedad y también disminuir los síntomas de la depresión.

Un estudio demostró que las personas que tienen más alimentos fermentados en su dieta - que están llenos de bacterias saludables conocidos como probióticos - exhiben menos neuroticismo y  ansiedad social.

"Es probable que los probióticos en los alimentos fermentados estén cambiando favorablemente el medio ambiente en el intestino, y los cambios en el intestino, a su vez influencien la ansiedad social", dijo en un comunicado en junio el Dr. Matthew Hilimire, profesor asistente de psicología y uno de los autores del estudio. "Creo que es absolutamente fascinante que los microorganismos en el intestino puedan influir en su mente."


8. Dormir bien es fundamental para una vida emocional saludable.


Está bien establecido que un buen sueño es fundamental para el bienestar psicológico - y que la privación de sueño, por el contrario, aumenta los niveles de estrés y se ha relacionado con la ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental.

Un estudio publicado en julio en la revista Journal of Neuroscience encontró que dormir bien es también un componente clave de la inteligencia emocional. Los investigadores demostraron que la pérdida de sueño embota nuestra capacidad de leer las expresiones faciales, que es un componente importante de la inteligencia emocional. En el lado positivo, soñar aumenta realmente esta capacidad, según los investigadores.

"Es casi como si, sin dormir, el cerebro ... sea incapaz de poner las experiencias emocionales en contexto y producir de forma controlada las respuestas apropiadas", dijo Walker en un comunicado cuando se publicó el estudio. "Emocionalmente, usted no está en igualdad de condiciones."



Original en : http://www.huffingtonpost.com/entry/mind-brain-research-2015_5671ac66e4b0dfd4bcc03848