domingo, 19 de febrero de 2017

LSD, serotonina y percepción alterada


Figure thumbnail fx1



El LSD,  o dietiletilamina del ácido lisérgico,  altera la percepción humana uniéndose a los receptores de la serotonina y manteniendo su anclaje con fuerza.



Investigadores del Hospital Universitario de Zurich  han descubierto cómo la percepción cambia en el cerebro bajo la influencia del LSD. Los receptores de la serotonina tipo 2A son los responsables de que la percepción se vea alterada.

Y la clave de la larga duración de su efecto, 12 horas o mas, está en cómo esta molécula química se engancha al receptor y genera un enlace de gran fortaleza, según investigadores del Instituto Nacional de la Salud de los EEUU.

Los seres humanos perciben las cosas cotidianas y las experiencias de manera diferente y atribuyen un significado diferente a cierta música, por ejemplo. En el caso de los trastornos psiquiátricos, esta percepción está a menudo alterada. Para los pacientes que sufren de adicciones, por ejemplo, los estímulos de la droga son más significativos que para las personas sin adicción. O los pacientes con fobias perciben las cosas o situaciones que los asustan con significación exagerada en comparación con las personas sanas. Una percepción negativa elevada del yo es también característica de los pacientes depresivos. Sin embargo, no se conocía con claridad la forma en que esta llamada relevancia personal se desarrolla en el cerebro y qué mecanismos neurofarmacológicos están detrás de ella.

Investigadores del Departamento de Psiquiatría, Psicoterapia y Psicosomática del Hospital Universitario de Zurich para Psiquiatría han descubierto que el LSD influye en este proceso al estimular el receptor de serotonina 2A, uno de los 14 receptores de la serotonina en el cerebro.

La serotonina es un neurotransmisor bioquímicamente derivado del triptófano. La serotonina se encuentra principalmente en el tracto gastrointestinal, las plaquetas sanguíneas, y el sistema nervioso central, y como neurotransmisor contribuye a los sentimientos de bienestar y felicidad.

Antes de comenzar el estudio llevado a cabo por el Hospital Universitario de Zurich, se pidió a los participantes que clasificaran 30 piezas de música como personalmente importantes y significativas o sin ninguna relevancia personal. En el experimento posterior, el LSD alteró la atribución del significado en comparación con un placebo: "Cierta música, previamente clasificada como sin sentido ,de repente se volvió personalmente significativa bajo la influencia del LSD", explica Katrin Preller, quien dirigió el estudio junto con el profesor Franz Vollenweider.

El LSD funciona a través de los receptores serotonina 2A


Con la ayuda de la Resonancia Magnética Funcional los científicos fueron capaces de demostrar que los participantes del estudio tras tomar LSD, adjudicaban un  mayor significado a  estímulos previamente irrelevantes. Pero si el receptor de la serotonina 2A se bloqueaba farmacológicamente antes de que se tomara el LSD, todos los demás cambios psicológicos desencadenados por LSD desaparecían. "Esto fue muy sorprendente", según Preller. "Ya que  los estudios en animales habían demostrado que el LSD también estimula otros receptores, como el sistema D2 de la dopamina". Se suponía previamente que la estimulación del receptor de la dopamina podría ser responsable de la euforia desencadenada por el LSD y que había diferentes sistemas receptores involucrados en el desarrollo de las experiencias lisergicas. Sin embargo, los resultados del estudio suizo indican claramente el papel clave del receptor de serotonina 2A tanto en la experiencia subjetiva en LSD como en los cambios en la actividad cerebral revelados usando RMf.

Esta observación arroja luz sobre cómo el LSD afecta neurofarmacológicamente al cerebro y especialmente cómo funciona la farmacología de la percepción. Mientras que el receptor de serotonina 2A parece ser responsable de generar un nuevo significado, el sistema de dopamina puede regular la relevancia de los estímulos que generalmente consideramos importantes.

Desvelando la potencia de la experiencia con LSD


El LSD o dietilamida del ácido lisérgico, es uno de los alucinógenos más duraderos y más potentes, pero los investigadores nunca habían entendido por qué los efectos del LSD persisten durante 12 horas o más. La clave de la longevidad psicodélica de la droga radica en cómo se ajusta a los receptores en el cerebro, según se informó en un estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional de la Salud de EEUU.

 Científicos del laboratorio de Roth en Universidad de Carolina del Norte capturaron imágenes de cristalografía de una molécula de LSD unida a un receptor de serotonina humano y descubrieron que la molécula de LSD estaba embolsada en el bolsillo de unión del receptor en un ángulo que nadie esperaba. Además de eso, parte de la proteína receptora se había doblado sobre el LSD como una tapa, sellando el fármaco en su interior.


Image shows a psychedelic pattern and chemical structure of LSD.

Esta imagen es una representación artística de la estructura química del LSD.
 - resaltada en amarillo - enclavándose en un diagrama rojo-anaranjado
 de la cinta del receptor de la serotonina. 
La imagen pertenece a Annie Spikes.


"Una vez que el LSD entra en el receptor, una tapa se ajusta sobre el LSD, por lo que es básicamente atrapado en el receptor y no puede salir", según Roth. "El LSD tarda mucho en ajustarse al  receptor, y luego una vez que lo consigue, no se suelta", agregó.

Este hallazgo explica por qué los efectos de LSD pueden durar un día entero, a pesar de que las dosis de LSD usadas son extremadamente pequeñas -la dosis promedio es de 100 o menos microgramos- y a pesar de que las moléculas de LSD son eliminadas del torrente sanguíneo en un par de horas. Dado que ha habido un resurgimiento tentativo del  LSD para tratar algunas enfermedades mentales, la comprensión del mecanismo de sus acciones potentes y duraderas puede ayudar a los desarrolladores de drogas a diseñar medicamentos psiquiátricos más eficaces con menos efectos secundarios, dicen los investigadores.

Aunque son especulativos, los resultados del estudio pueden ayudar a los investigadores a pensar en cómo podría funcionar el LSD tomado en microdosis. En EEUU, algunas personas están  tomando LSD en dosis demasiado pequeñas para causar alucinaciones con el objetivo de aumentar su creatividad y contrarrestar la depresión. La microdosificación de LSD nunca ha sido probada clínicamente, y muchos científicos dudan de que tomar cantidades tan pequeñas de la droga tenga cualquier efecto detectable. Pero cuando el grupo de Roth expuso las células vivas en una placa de Petri a cantidades de LSD de tamaño micro-dosis, esas pequeñas dosis de LSD afectaron la señalización de los receptores. Todavía no se sabe cómo esta señalización se traduciría en un efecto sobre el estado de ánimo o la percepción de una persona, aunque los estudios demuestran  acciones notablemente potentes del LSD en la señalización celular.

La capacidad del LSD de encajar y dejar que la "tapa" del receptor se cierre por encima de ella depende de las estructuras químicas específicas tanto del fármaco como del receptor. Cuando el equipo expuso células con receptores mutantes que no “envolvían” al LSD, el LSD se unió más rápidamente y también abandonó el  receptor mucho más rápido. Aquellos eventos de unión a LSD cortos produjeron patrones de señalización entre neuronas muy diferentes a los eventos de unión más largos.

Los investigadores destacaron que no abogan por el uso del LSD, ya que es una droga ilegal y potencialmente peligrosa. Sin embargo, sus aplicaciones médicas potenciales, y su enorme impacto en la cultura popular,  requiere una comprensión de sus modos de acción y de las formas en que pueden ser modificados.

Estos resultados pueden, además, beneficiar un día a las personas que sufren de trastornos psiquiátricos caracterizados por una percepción alterada, como la depresión, las fobias y las adicciones.


Basado en: