domingo, 28 de febrero de 2016

La violencia, las enfermedades mentales, y el cerebro - Parte 1 - Una breve historia de la psicocirugía: Desde la trepanación a la lobotomía


La Psicocirugía se desarrolló a principios de la prehistoria humana (trepanación) como una necesidad tal vez para alterar el comportamiento aberrante y tratar las enfermedades mentales. El "Caso Fineas Gage" dio un impulso para estudiar el cerebro y el comportamiento humano. El síndrome del lóbulo frontal se estudió con avidez. La lobotomía frontal fue desarrollada en la década de 1930 para el tratamiento de la enfermedad mental y para resolver el problema acuciante del hacinamiento en las instituciones de salud mental en una época en que no se disponía de otras formas de tratamiento eficaz. La Lobotomía popularizada por el Dr. Walter Freeman alcanzó su punto álgido en la década de 1940, sólo para entrar en el descrédito a finales de 1950. Se necesitaban otras formas de terapia y la psicocirugía evolucionó hacia la  neurocirugía funcional estereotáctica. Una historia de estos desarrollos hasta el siglo XXI se detallará en este ensayo en tres partes, investigado y escrito para los lectores de Neurología Quirúrgica Internacional (SNI) exclusivamente.

Trepanación, chamanes, y la enfermedad mental


La trepanación del cráneo humano es el procedimiento quirúrgico documentado más antiguo, realizado por el hombre. Se han encontrado cráneos trepanados, tanto en el mundo antiguo de Europa y Asia como en el Nuevo Mundo, en especial en Perú en América del Sur, desde el Neolítico hasta el comienzo de la historia. [Figuras 1 y 2] Podemos especular de por qué esta cirugía craneal se llevaba a cabo por los chamanes o los  brujos, pero no podemos negar que la principal razón puede haber sido alterar el comportamiento humano, en una especialidad, que a mediados del siglo XX empezó a llamarse psicocirugía.


undefined


Figura 1. Cráneo femenino adulto prehistórico adulto de San Damian, Perú
 (trepanación no curada). Smithsonian Institution




Figura 2. Cráneo femenino adulto prehistórico de Cinco Cerros, Perú
(trepanación no curada). Smithsonian Institution




Figura 3. Tumi ceremonial. Cultura pre-Inca.
 
Birmingham Museum of Art
Sin duda, podemos suponer que los dolores de cabeza intratables, la epilepsia, la posesión animista por espíritus malignos, o la enfermedad mental, expresadas por un comportamiento irregular o anormal podrían haber sido indicaciones para la intervención quirúrgica prescrita por el chamán a finales de la Edad de Piedra o principios de la Edad de Bronce. El Dr. William Osler afirmó, "la trepanación se hacía para la epilepsia, las convulsiones infantiles, el dolor de cabeza y diversas enfermedades cerebrales que se creía que era causada por demonios confinados a los que el agujero les daba un método rápido de evacuación." Una vez nombrado por la tribu, el hombre medicina de la era pre-Inca, la civilización peruana, podía incidir en el cuero cabelludo con un cuchillo quirúrgico y aplicar su tumi al cráneo para aliviar los dolores de cabeza o liberar los espíritus malignos que poseían al desafortunado de  la tribu [Figura 3]. Y, sorprendentemente muchos de estos pacientes de los tiempos prehistóricos sobrevivieron a la cirugía, al menos por un tiempo, como lo demuestra la consolidación ósea en los bordes de los cráneos trepanados que han sido encontrados por los arqueólogos emprendedores [Figura 4]. No sabemos si los síntomas clínicos de los pacientes mejoraron o si su comportamiento se modificó después de estas operaciones prehistóricas [Figura 5].




Figura 4. Cráneo masculino de adulto prehistórico de
 Cinco Cerros, Perú (trepanación curada)
. Smithsonian Institution



Figura 5. Cráneo trepanado y vendado de Paracas, Nasca, A. D. 500. 
Simposio CIBA, 1939;
 reproducida en Una historia de la cirugía neurológica de E. A. Walker, 196


En la antigua Grecia y Roma, se diseñaron  muchos instrumentos médicos para penetrar en el cráneo. Los cirujanos romanos desarrollaron la “terebra serrata”, que se utilizó para perforar el cráneo haciendo rodar el instrumento entre las manos del cirujano [Figura 6]. Ambos grandes médicos y cirujanos, Celso (25 AC - 50 DC) y Galeno (129 DC -216 DC) utilizaron estos instrumentos. Es fácil ver que la terebra fue el precursor del trepanador manual y del taladro eléctrico que los neurocirujanos utilizan hoy en día para las operaciones de craneotomía.





Figura 6. Los antiguos cirujanos romanos utilizaban los tipos de terebras ilustradas 
aquí para perforar el cráneo en las operaciones quirúrgicas.



Durante la Edad Media y el Renacimiento, la trepanación se llevó a cabo no sólo para las fracturas de cráneo, sino también para la locura y la epilepsia. Hay obras reveladoras de arte de este período que son un puente entre el arte descriptivo y la cirugía fantástica. Por ejemplo, nos encontramos con la famosa pintura al óleo de El Bosco (1488-1516) que representa "La extracción de la piedra de la locura" [Figura 7]. Del mismo modo, el instrumento trepanador triangular diseñado por Fabricius de Aquapendente (1537-1619) se utilizó posteriormente para abrirlo e introducirlo en el cráneo; los trepanadores triangulares ya se habían modificado para elevar las fracturas de cráneo con hundimiento. Y así, encontramos variaciones del famoso grabado por Peter Treveris (1525), que ilustra la elevación quirúrgica de las fracturas de cráneo, en muchos libros de texto médicos antiguos [Figura 8].



Figura 7. La extracción de la piedra de la locura (o la curación de la locura)
 de El Bosco. Museo del Prado, Madrid, España


Figura 8. Grabado de Peter Treveris del instrumento de la trepanación
 en el Renacimiento (1525)





Durante la mayor parte de la historia del hombre, los enfermos mentales han sido tratados como parias, condenados al ostracismo por la sociedad y hacinados en los hospitales, o encerrados en manicomios. Los criminales eran descartados con rapidez y no siempre con justicia o compasión. A pesar de la llegada de un trato más humano a finales del siglo XIX, los hospitales para enfermos mentales estaban mal preparados para hacer frente a los problemas médicos y sociales asociados con la enfermedad mental y se mantuvieron gravemente saturados. [Figura 9].



Figura 9. El Hospital de San Belén en Londres (Bedlam), 
que se abrió en 1247, fue la primera institución dedicada a la atención 
y el tratamiento de los enfermos mentales.


El "caso Fineas Gage"


El concepto inicial de la localización cerebral (es decir, afasia, hemiplejía, etc.) se derivó en primer lugar a partir del estudio de la patología del cerebro, particularmente los tumores cerebrales y las operaciones para su eliminación; y en segundo lugar, a partir de la observación del comportamiento alterado dramáticamente en un célebre caso de lesión traumática del cerebro en el lóbulo frontal que se ha dado en llamar el "caso Fineas Gage."

En 1848, Phineas P. Gage, un maestro de obras en el ferrocarril de Rutland y Burlington, fue gravemente herido mientras ayudaba a construir una línea de ferrocarril cerca de la ciudad de Cavendish, Vermont. La explosión prematura impulsó una barra de hierro - una larga barra que media 1,09 metros de largo y 31 milímetros de diámetro - por la cabeza de Gage. La varilla de 6 kilos penetró en la mejilla izquierda, atravesó la línea media, el lóbulo frontal izquierdo, y salió del cráneo apenas a la derecha de la línea media, cerca de la intersección de las suturas sagital y coronal [Figura 10].


Figura 10. Caso de Phineas Gage,
la trayectoria de la barra de hierro a través del cráneo


Con  25 años de edad, Gage sobrevivió, pero los cambios mentales y de comportamiento observados por el médico, amigos y compañeros de trabajo fueron significativos. De ser un trabajador motivado, enérgico, capaz, amable y concienzudo, Gage cambió drásticamente a ser un individuo obstinado, irreverente, irresponsable, y socialmente desinhibido. Estos cambios en la personalidad más tarde serían reconocidos como el síndrome del lóbulo frontal. En el caso de Gage, se observaron estos cambios casi inmediatamente después de la lesión. El Dr. John M. Harlow, médico de Gage, prestó especial atención al caso, no necesariamente debido a los cambios en la personalidad, sino debido a que el paciente había sobrevivido a una lesión tan extensa y grave y a una terrible operación quirúrgica.

El caso recibió notoriedad en la comunidad médica cuando fue descrito minuciosamente por el Dr. Harlow 20 años más tarde en una entonces oscura revista médica. El médico escribió: "Antes de su lesión, aunque no educado escolarmente, poseía una mente bien equilibrada, y era visto por aquellos que lo conocieron como un  hombre de negocios inteligente y astuto, muy enérgico y persistente en la ejecución de todos sus planes de operación. En este sentido, su mente cambió radicalmente, tan fuertemente que sus amigos y conocidos, dijeron que 'ya no era Gage.' "

El Dr. Harlow siguió los viajes de su paciente a través de America del Norte y del Sur, y cuando Gage murió en un estado epiléptico en 1860 cerca de San Francisco, el médico fue capaz de recuperar el cráneo exhumado y la  barra de hierro. Gage había seguido llevando la barra a donde quiera que fuera, su "compañero constante" [Figura 11]. Estos elementos fantasmales fueron donados al Museo Anatómico Warren de la Facultad de Medicina de Harvard en 1868 después de que el  Dr. Harlow terminara su publicación. El cráneo y la barra de hierro permanecen allí hasta hoy.




Figura 11. Phineas Gage con su barra de hierro (1860)

EL SÍNDROME DE LÓBULO FRONTAL Y EL DESARROLLO DE LA LOBOTOMIA (1935)


La histórica operación que podemos describir posiblemente como el primer procedimiento de psicocirugía se llevó a cabo por el psiquiatra Dr. Gottlieb Burckhardt (1836-1907) en Suiza en 1888. Burckhardt eliminó un área de la corteza cerebral que creía que era responsable de la conducta anormal de su paciente. Continuó realizando resecciones selectivas sobre todo en los lóbulos temporal y parietal en seis pacientes, áreas en los lóbulos que Burckhardt consideraba responsables del trastorno psiquiátrico y de la conducta agresiva de sus pacientes. Su informe no fue bien recibido por sus colegas y se encontró con la desaprobación de la comunidad médica. Posteriormente, Burckhardt cesó el trabajo en esta área.

El Segundo Congreso Neurológico Internacional celebrado en Londres en 1935 fue un hito para la psicocirugía. El fisiólogo estadounidense Dr. John F. Fulton (1899-1960) presentó un experimento trascendental en el que dos chimpancés tenían resecciones bilaterales de la corteza prefrontal. Estas operaciones fueron experimentos pioneros  en el campo porque los animales se convirtieron en "carentes de expresión emocional" y ya no eran capaces de mostrar la "frustración en el comportamiento" que generalmente se observa en estos animales. Se observó el cambio de comportamiento pero no todas las consecuencias. Estos hallazgos se convertirían en muy importantes décadas después, cuando los científicos sociales en la década de 1970 observaron que la conducta agresiva y la reacción de rabia se asociaba con una baja tolerancia a la frustración en las personas con tendencias sociópatas.

Este Congreso fue histórico porque también asistieron personajes que marcarían la historia de la psicocirugía, el tratamiento neuroquirúrgico de los trastornos mentales. Entre los participantes se encontraban dos neurólogos portugueses: El Dr. Antonio Egas Moniz (1874-1955), profesor de neurología de la Universidad de Lisboa, y su colaborador, el neurocirujano Dr. Almeida Lima (1903-1985). Trabajaron juntos en la realización de lobotomías prefrontales en enfermos psiquiátricos en la década de 1930. De hecho, los esfuerzos del Dr. Moniz apoyaron la hipótesis del fisiólogo John Fulton de que la ablación del lóbulo frontal sometió el comportamiento de los chimpancés agresivos. También asistió a este Congreso el neurólogo estadounidense Dr. Walter Freeman (1895-1972), que pronto dejaría una gran huella en la marcha de la psicocirugía en la forma de lobotomías frontales.

Pero había más. El Dr. R. M. Brickner describió un paciente con lobectomías frontales bilaterales para la extirpación de un tumor. Después de la operación su paciente mostró una falta de restricción y desinhibición social, proporcionando una prueba más del síndrome del lóbulo frontal.

La lobotomía frontal, el seccionamiento de la corteza prefrontal, y la leucotomía, la ruptura de la sustancia blanca subyacente, para el tratamiento de los trastornos mentales, alcanzaron un pico de popularidad después de la Segunda Guerra Mundial. Pero, como hemos visto, el desarrollo de esta cirugía se inició en la década de 1930 con el trabajo del célebre Egas Moniz, que también dejó su huella en neurorradiología como el padre de la angiografía cerebral. [Figura 12]. Moniz y Lima realizaron su primera lobotomía frontal en 1935. Al año siguiente, el Dr. Moniz presentó una serie de 20 pacientes, y para 1949 había recibido el Premio Nobel por su trabajo pionero sobre leucotomía frontal en el que, específicamente, se seccionaban las conexiones de la sustancia blanca entre la corteza prefrontal y el tálamo, para aliviar enfermedades mentales severas, incluyendo la depresión y la esquizofrenia en pacientes hospitalizados de larga duración.




Figura 12. Profesor de Neurología,
el Dr. Antonio Egas Moniz (1874-1955)




Fue en este momento que una constelación de síntomas, finalmente, llegó a ser asociado con el daño al lóbulo frontal y su eliminación - por ejemplo, la distracción, la euforia, la apatía, la falta de iniciativa, la falta de contención y la desinhibición social-. Algunos de estos síntomas eran una reminiscencia de los cambios de personalidad indicados por el Dr. John M. Harlow en Phineas Gage casi tres cuartos de siglo antes.






EL PROBLEMA DE LA ENFERMEDAD MENTAL EN EL INICIO DEL SIGLO XX


Hay que recordar que este movimiento hacia la intervención quirúrgica no se produjo en el vacío. Se engendró en un momento en el que el tratamiento farmacológico no estaba disponible, y se trataba de pacientes gravemente incapacitados sobre todo para los que la psicoterapia era ineficaz o no estaba disponible. Los médicos, en particular psiquiatras y neurólogos, los que tomaban directamente el cuidado de estos desafortunados pacientes, fueron empujados contra la pared para llegar a una terapia eficaz que modificara el comportamiento psiquiátrico anormal y aliviara el sufrimiento mental.

El problema del aumento del número de pacientes con enfermedades mentales para los que no se disponía de ningún tratamiento eficaz, excepto la hospitalización y el confinamiento a largo plazo, se había observado desde el siglo XIX, y en el siglo XX el problema había alcanzado proporciones gigantescas. Los fármacos psicotrópicos no estuvieron disponibles hasta la década de 1950, y en su ausencia, las únicas opciones de tratamiento utilizadas en conjunción con la hospitalización a largo plazo fueron la restricción física con las temidas camisas de fuerza, el aislamiento en celdas acolchadas, etc., - es decir, casi una reminiscencia de las condiciones del notorio hospital Bedlam del siglo XIX en Londres.

Recientemente, el Dr. R.A. Robison y sus colegas resumieron el contexto socioeconómico en el que la psicocirugía fue avanzado a finales de 1930, citando un informe de 1937 de la extensión de la institucionalización de los enfermos mentales en los Estados Unidos: "Había más de 450.000 pacientes institucionalizados en 477 asilos, con casi la mitad de ellos hospitalizados durante cinco años o más. "El costo, en dólares de hoy, se estima que superaba los 24.000 millones de dólares”.

La psicoterapia, por no hablar de psicoanálisis, según lo propuesto por Sigmund Freud (1856-1939), Carl Jung (1875-1961), y otros psiquiatras prominentes, estaba fuera del alcance de la mayoría de los pacientes que sufrían trastornos psiquiátricos hasta mucho más tarde en el siglo. Los avances en la medicina y la psiquiatría en la última parte del siglo traerían alivio a muchos millones, pero incluso ahora persisten muchos problemas.

Las lumbreras principales de la psiquiatría en el cambio de siglo, el psicoanalista austriaco Sigmund Freud y el psiquiatra alemán Emil Kraepelin (1856-1926) tenían enfoques contradictorios sobre la enfermedad mental. Freud recomendaba psicoterapia, a menudo ineficaz, casi siempre poco factible a pacientes con enfermedades mentales graves, en los que las enfermedades iban desde la sífilis terciaria y las graves neurosis de ansiedad a la depresión aguda y la esquizofrenia. Kraepelin, por el contrario, prefería una intervención más agresiva con la terapia electroconvulsiva (TEC) y la terapia de choque de insulina [Figura 13]. ¿Pero que había que hacer con los pacientes que no respondían a estos tratamientos, recaían, o seguían planteando un peligro para ellos mismos y para otros? Ese fue el problema que enfrentaban los médicos en ese momento, en particular psiquiatras y neurólogos. Eso también explica el hecho de que los primeros "psicocirujanos" vinieran de manera desproporcionada a partir de estas dos especialidades.



Figura 13. El famoso psiquiatra alemán,
el Dr. Emil Kraepelin (1856-1926)




CIRUGIA DE LOS LOBULOS FRONTALES - LEUCOTOMIA Y LOBOTOMIA (1935-1955).


Así que fue a mediados de la década de 1930, bajo la circunstancia de tratamientos ineficaces y el hacinamiento hospitalario, que Moniz y Lima comenzaron a colaborar y llevar a cabo su trabajo en Lisboa, Portugal. Desarrollaron la lobotomia frontal (o leucotomía), seccionando las conexiones de la sustancia blanca entre la corteza prefrontal y el tálamo. En primer lugar, se utilizaron inyecciones de alcohol; Posteriormente introdujeron  el leucotomo y lo denominaron el procedimiento de leucotomía frontal. Informaron de que sus pacientes eran más tranquilos y manejables, pero sus emociones estaban más debilitadas después de las operaciones.

En los Estados Unidos, el Dr. James W. Watts (1904-1994), un neurocirujano en la Universidad George Washington, fue invitado a colaborar con el neurólogo americano y neuropatólogo Dr. Walter Freeman (1895-1972) en el desarrollo de la lobotomía transorbital a principios de 1940 [Figura 14].




Figura 14. El psiquiatra americano,
el Dr. Walter Freeman (1895-1972)




Realizaron la primera lobotomía frontal en los EE.UU. en 1936, el mismo año que Moniz presentó su serie de 20 pacientes procedentes de Portugal. Con su conocimiento de la neuropatología, Freeman fue capaz de visualizar y analizar la degeneración retrógrada en el examen post mortem de pacientes que se habían sometido al procedimiento y murieron más tarde. Modificó el leucotomo de Moniz para una mayor precisión en la selección del tracto que iba del lóbulo frontal al tálamo. Los pacientes con trastornos afectivos sufrieron su leucotomía en la parte más anterior del tracto, mientras que en los afectados con síntomas esquizofrénicos más graves  la lobotomía era más posterior.

En 1942, Freeman y Watts publicaron la primera edición de su monografía clásica “Psicocirugía” e informaron sobre 200 pacientes: el 63% mejoraron; el 23% no obtuvieron ninguna mejora. Y el 14% empeoró o sucumbió a la cirugía. Ese mismo año la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) publicó un editorial apoyando la base para el procedimiento y las indicaciones para las lobotomías. El prestigio adicional para la operación se obtuvo cuando Moniz recibió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina "por el descubrimiento del valor terapéutico de la leucotomía en ciertas psicosis" en 1949.

Freeman inicialmente había utilizado inyecciones de alcohol en algunas de sus lobotomías, pero, posteriormente, había modificado su procedimiento de leucotomía transorbital mediante el uso de un instrumento picahielo modificado, para atravesar el techo de la órbita y entrar en la base del cráneo. Esto se realizaba frecuentemente con anestesia local o con sedación. A continuación, se insertaba el instrumento a una profundidad de 7 cm en la base de los lóbulos frontales y se movía 15 ° lateralmente. Freeman esperaba que los médicos utilizaran ampliamente  esta sencilla técnica para el tratamiento de pacientes hospitalizados [Figura 15]. En su lugar, la falta de técnicas de esterilización y la crudeza del procedimiento desencantaron a  Watts, su asociado de neurocirugía, y también lo enfrentó a la mayoría de neurocirujanos. Muchos médicos se quedaron decepcionados con los resultados, ya que algunos pacientes desarrollaron complicaciones o murieron. Pero la mayoría de los pacientes mejoraron, sus síntomas graves remitieron, la mayoría de las familias estaban satisfechas, y los pacientes institucionalizados se hicieron más manejables en las distintas instituciones.




Figura 15. El Dr. Walter Freeman,
 "El Lobotomista," en el trabajo



Sin embargo, Freeman y Watts se separaron y continuaron por caminos separados. Freeman se convirtió en un cruzado incansable y realizó más de 4.000 lobotomías. Robison et al. resumieron de este modo la situación en un artículo de revisión reciente: "A pesar de la resistencia y reservas en la comunidad médica en general, muchos psiquiatras y los médicos no quirúrgicos aprovecharon el procedimiento como un nuevo último recurso para pacientes que no tenían ningún tratamiento alternativo eficaz." La lobotomía frontal se convirtió en un procedimiento altamente utilizado en los EE.UU., y se estima que se realizaron en los EE.UU. y en Europa unos 60.000 procedimientos entre 1936 y 1956.

En 1952, uno de los pioneros de la psicocirugía, el famoso fisiólogo estadounidense John Fulton, anunció el final de la lobotomía y marcó el comienzo de la neurocirugía estereotáctica y funcional, debido a la mejora de la precisión y a una menor ablación del tejido cerebral. La Clorpromazina, que había sido introducida en Europa en 1953, llegó a estar disponible en los EE.UU. en 1955; El haloperidol le siguió en 1967, y la revolución de la terapia con medicamentos estaba ahora también en marcha. En 1971, Freeman publicó su seguimiento a largo plazo de 707 esquizofrénicos, de 4 a 30 años después de la lobotomía. Informó que a pesar de la mejora en la mayoría, el 73% seguía hospitalizado o en casa  en un "estado de completa dependencia."

 ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS DE LA ENFERMEDAD MENTAL Y DE LA  INSTITUCIONALIZACION


La necesidad de modificar el comportamiento anormal y aliviar el sufrimiento mental persiste en nuestro tiempo. Se ha estimado que 5 de cada 10 casos de discapacidad en el mundo son atribuibles a trastornos mentales. Y la depresión mayor, encabeza la lista de estos trastornos psiquiátricos o psicológicos, con una incidencia del 12-18% proyectada para la vida del individuo del siglo XXI. Hasta un tercio de estos pacientes afectados tienen depresión intratable que no responde a fármacos antidepresivos o psicoterapia. No es necesario recordar también que la gran mayoría de los pacientes que se suicidan han sufrido la depresión no tratada o la melancolía severa que no responde al tratamiento.

A pesar de las drogas psicotrópicas, la terapia electroconvulsiva, la lobotomía y la psicocirugía, los problemas sociales planteados por la prevalencia de las enfermedades mentales persisten hasta nuestros días. La institucionalización constante de la década de 1930 fue seguida por una rápida desinstitucionalización en la década de 1970. En 1963, el presidente John F. Kennedy EE.UU. propuso un programa para hacer frente a los problemas persistentes y no resueltos de los enfermos mentales y las crecientes preocupaciones socioeconómicas de su institucionalización a largo plazo. Kennedy llamó a la formación de centros comunitarios de salud mental (CMHCs) financiados por el gobierno federal. Los consultorios de atención ambulatoria reemplazaron a los hospitales del estado y a la institucionalización a largo plazo. Durante los siguientes 17 años, el gobierno federal financió 789 centros comunitarios de salud mental, gastando 20.300 millones en dólares de hoy. "Durante esos mismos años, el número de pacientes en los hospitales mentales del estado cayó en tres cuartas partes - a 132.164 de 504.604", señaló el Dr. Fuller Torrey, un psiquiatra e investigador de  la esquizofrenia. Y añade: "Esas camas fueron cerradas".

En el siguiente medio siglo, estos pacientes fueron dados de alta y sacados a las calles de América, sin apoyo familiar y sufriendo de enfermedades mentales graves - incluyendo la esquizofrenia, el trastorno bipolar y trastornos de la personalidad, y la locura criminal. A la mitad de ellos les va mal. Las personas con enfermedades mentales no tratadas en 2013, informa el Dr. Torrey, son responsables del 10% de todos los homicidios, constituyen el 20% de los reclusos de cárceles y prisiones, y al menos el 30% de las personas sin hogar en los EE.UU. Estos pacientes psiquiátricos sin hogar se desbordan en las calles y parques de la ciudad, en las salas de emergencia, las bibliotecas, y las estaciones de tránsito de autobuses y de trenes. Muchos de ellos se unen a las filas de los locos criminales y contribuyen de manera significativa a las estadísticas alarmantes de la delincuencia y la violencia en América [Figura 16].




Figura 16. Enfermos mentales, personas sin hogar, e individuos peligrosos. 
New York Post, 10 de diciembre de 2012



CONCLUSIÓN


Y así, el problema de la enfermedad mental persiste, más influenciado por la política que por los datos de salud mental y los estudios criminalísticos y sociológicos. La  desinstitucionalización de la salud mental vertió a los enfermos mentales en las calles de Estados Unidos. Los mansos son presas fáciles de conseguir; los violentos cometen delitos menores o graves. No obstante, debe señalarse que la mayoría de las personas con enfermedad mental no son violentas, pero tienen necesidad de atención médica, compasión y ayuda humanitaria [Figura 17].



Figura 17. Los enfermos mentales, incluyendo los esquizofrénicos paranoides e individuos violentos que vagan por las ciudades de los Estados Unidos contribuyen a las personas sin hogar, y ellos mismos se convierten en el objeto de abuso o en los autores de delitos, en parte debido a su enfermedad mental. New York Post, Septiembre de 2009



Las ciencias sociales en general y la psiquiatría, en particular, a pesar de los continuos avances tecnológicos de nuestra era de la informática, no han sido capaces de mantenerse al día con los problemas psicológicos crecientes asociados al progreso de esta sociedad. El comportamiento violento y criminal, sobre todo cuando se asocia con agresiones repetitivas no provocadas y reacciones de rabia de umbral bajo, también parecen ser elementos perniciosos y recalcitrantes de la sociedad moderna, elementos que han sido difíciles de explicar y resolver por nuestros científicos sociales. La Parte 2 discute nuevas formas y métodos de psicocirugía a través de la neurocirugía funcional estereotáctica y los avances en la neurociencia. La Parte 3 concluirá este ensayo.



La violencia, las enfermedades mentales, y el cerebro – Parte 2 - Una breve historia de la psicocirugía: Desde el sistema límbico y la cingulotomía a la estimulación cerebral profunda en http://amtoral.blogspot.com.es/2016/03/la-violencia-las-enfermedades-mentales.html


La violencia, las enfermedades mentales y el cerebro – Parte 3 - Una breve historia de la psicocirugía: Desde la estimulación cerebral profunda a la amigdalotomía para los comportamientos violentos, las convulsiones, y la agresión patológica en los seres humanos en  http://amtoral.blogspot.com.es/2016/03/la-violencia-las-enfermedades-mentales_12.html



Basado en http://surgicalneurologyint.com/surgicalint_articles/violence-mental-illness-and-the-brain-a-brief-history-of-psychosurgery-part-1-from-trephination-to-lobotomy/